Trayectoria artística

1957

El viaje a Francia

Resultado de su itinerario francés con motivo del viaje de novios, es la serie de paisajes urbanos de París, Bergerac, Limoges y Argenton. La pincelada se hace más suelta y aérea, y la obra se inunda de luminosos azules y amarillos que expresan una personal “joie de vivre” (alegría de vivir). El conocimiento directo de la Escuela de París y de las vanguardias históricas del siglo XX marca un punto de inflexión en la trayectoria del pintor.

La despreocupación paulatina por lo formalmente correcto, la distorsión de espacios, perspectivas y figuras en aras de la expresión antinaturalista de la idea -en este caso del ritmo vertiginoso y la belleza de las grandes avenidas parisinas- dan como resultado unas creaciones de indudable modernidad. Un tono festivo y al mismo tiempo abrumador de movimiento exultante, que relaciona a Pedraja con los ismos franceses, aproximando al artista a la tendencia más expresionista de esa pintura heredada de la vanguardia" (Javier Rubio Nomblot. "La historia y la vida. Una aproximación a la obra de Francisco Pedraja", 2007).


Argenton sur Creuse, 1957. Óleo sobre táblex (96 x 122 cm). Colección privada.

La Plaza de la Ópera de París, 1957. Óleo sobre táblex (44 x 54 cm). Colección privada.